Enfermedad de Fabry en niños y adultos

La enfermedad de Fabry en niños y adultos

La enfermedad de Fabry se desarrolla a lo largo del tiempo y es progresiva (causa gradualmente más daños en el cuerpo).1 Algunos síntomas pueden empeorar y pueden aparecer síntomas nuevos. A medida que la enfermedad progresa, puede causar problemas de salud graves. Los síntomas de la enfermedad de Fabry, como los mencionados anteriormente, pueden empezar en la infancia y a menudo varían significativamente de una persona a otra. Como se explicó anteriormente, la enfermedad puede progresar de forma silenciosa y, en muchos casos, no causar ningún síntoma ni dolencia aparente durante su progresión. Si la enfermedad se detecta de forma temprana, los médicos pueden supervisar a los pacientes afectados y tratar la enfermedad de forma adecuada, con el objetivo de ralentizar su progresión y mejorar la calidad de vida del paciente.