Patología subyacente

La enfermedad de Fabry es uno de los más de setenta trastornos hereditarios raros conocidos, denominados trastornos por depósito lisosomal. Cada una de esas enfermedades está causada por un defecto genético innato que causa la deficiencia de una o varias enzimas lisosómicas concretas.2 La edad de inicio, los órganos y sistemas afectados y la intensidad de esos trastornos varía considerablemente, pero todos son progresivos.

La enfermedad de Fabry está causada por una mutación en el gen GLA, que codifica la α-galactosidasa A lisosomal (también conocida como α-GAL, α-GAL-A y ceramida trihexosidasa).1 La deficiencia parcial o completa de la actividad de la α-GAL provoca la reducción de la capacidad para catabolizar los lípidos con residuos terminales α-galactosil. Esos lípidos, particularmente la globotriaosilceramida (también conocida como GL-3, Gb3, ceramida trihexosido o CTH), se acumulan en los lisosomas de múltiples tipos de células del organismo, incluidas las células endoteliales capilares, las renales, las cardíacas y las neuronas, y causan un daño multisistémico progresivo. Con el paso del tiempo, esto puede causar  daño orgánico terminal de los riñones, el corazón o el sistema cerebrovascular.

Acumulación de GL-3 en el endotelio capilar

Las flechas indican las áreas de acumulación de GL-3 en esta microfotografía electrónica del endotelio capilar renal de un paciente con la enfermedad de Fabry.